Nilmary Boscán: Un Minuto de Amor

jueves, abril 27, 2017

Nilmary Boscán: Un Minuto de Amor

¿Se ha detenido a pensar en algún momento,  sobre el tiempo de calidad que le brinda  a sus seres queridos,  en comparación con el que emplea para dedicarse a sus ocupaciones y asuntos personales? Si lo hace,  seguramente se dará cuenta que pasa mucho tiempo sumergido en la rutina diaria,  el trabajo,  las responsabilidades,  en fin,  cuando llega a casa está agotado y necesita descansar sin  que nada ni nadie lo moleste.

Esta situación se presenta en la mayoría de las personas,  dedicamos más tiempo a cualquier cosa,  menos a cultivar nuestras relaciones afectivas con nuestra familia,  pareja e hijos.  A veces esperamos una eternidad para decir “te quiero” y  preferimos hacerlo sobre el ataúd de aquel familiar que ha partido de este mundo,  para luego quejarnos de no haberlo hecho en vida. 

La rutina diaria,  puede llegar a absorber a la persona de tal forma,  que solo tendrá tiempo para sus ocupaciones y no para si mismo y su familia. Para que esto no suceda,  es necesario tomar conciencia,  planificarse y organizarse a los fines de brindar tiempo de calidad para los seres queridos. No se trata de esperar que nos “sobre” tiempo para hacerlo,  el momento es ahora,  quizás mañana sea demasiado tarde. 

Hay que aprovechar al máximo el tiempo y así poder distribuirlo entre sus familiares y el trabajo, sin dejar nada a medias. Puede compartir con sus hijos,  pareja,  padres, etc. armónicamente,  afianzando los lazos familiares,  compenetrándose los unos a los otros,  viviendo una experiencia enriquecedora para todos.

Este tiempo de calidad sirve para brindar cariño y hacer entender a nuestros seres queridos,  que más allá de las ocupaciones,   siempre estará en primer lugar la unión de la familia,  porque en realidad el amor es lo que vale la pena y nos llena como seres humanos. Ese tiempo además nos nutre emocionalmente a todos.

Esos instantes de encuentro familiar son únicos y debemos aprovecharlos al máximo, expresar todo lo que sentimos por nuestra familia es fundamental,  abrazar, conversar,  decirles que los amamos,  reír juntos,  escuchar,  etc. Son momentos de atención mutua,  donde no existen  teléfonos,  computadores o artefactos electrónicos.

Es proponerse y obligarse a cumplir con ese momento planificado, para convertirlo en un tiempo de inversión y satisfacción mutua. ¡Porque usted también disfrutara estar cerca de sus seres queridos, conociéndoles mejor y ellos a usted! Demostramos nuestro interés en alguien o en algo, dedicándole tiempo de calidad.

Si solo tiene un minuto para compartir con su familia que esos segundos que transcurran sean inolvidables y llenos de amor. Que cada instante sea fructífero para usted y los suyos. No pierda el tiempo,  porque pasa muy rápido, la vida es un ratico,  así que invádela de amor.

Nilmary Boscan Maldonado
Abogada

  • Compartir:

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios

Por favor deja aquí tus comentarios: