Ruddy Rodríguez, la niña bonita bajo sospecha

lunes, abril 10, 2017

Ruddy Rodríguez, la niña bonita bajo sospecha
Ruddy Rodríguez
Desde finales del año pasado, la actriz ha sido acusada de incumplimiento de pago por parte de algunos trabajadores contratados para la filmación de El vuelo del turpial, un proyecto actualmente paralizado. Ella dice que todo forma parte de un plan para desprestigiarla. También están involucrados el director Haik Gazarian, el supuesto ganador de un Oscar en 2014, y Edgar Meinhardt-Iturbe, el impulsor de Bolívar, The Liberator

Ruddy Rodríguez se convirtió en la niña bonita, la consentida de la televisión venezolana. Su rostro angelical, dulce y sensual deslumbró a miles a través de la pantalla chica, esa que llenó a tantos de aspiraciones y fantasías. No obstante, las flores que la adornan empiezan a marchitarse por las delaciones de estafa que pesan sobre las combas de sus pestañas. Ella jura inocencia, haciendo alarde del histrión que siempre la escoltado en alfombras rojas y estudios de grabación.

El Miss Venezuela en 1985 fue la plataforma de despegue de una carrera que avanzaba como un cohete en la búsqueda del planeta de la fama, inalcanzable para muchos, pero que ella encontró en un momento en el que los venezolanos se acostumbraban cada vez más a la palabra crisis —a la vez se refugiaban en el idilio de telenovelas y la cultura pop de entonces.

El escritor Francisco Suniaga asegura que el concurso de belleza es uno de nuestros logros culturales más importantes, que lo que hace Osmel Sousa con sus muchachas no es más que una propuesta estética. Y ella, Ruddy, no solo se coronó como Miss Mundo Venezuela cuando desfiló por las pasarelas del certamen, sino que también se hizo estrella en esa pequeña caja llamada televisión.

A pesar de los desmanes del Viernes Negro, el país aún mantenía grandes niveles de audiencia para otro de sus productos culturales más conocidos: la telenovela. El estrellato de ella se afianzó con Niña bonita (1988) en la que debutó como protagonista. Era una historia escrita por César Miguel Rondón y tuvo a Luis José Santander como galán.

Ahí comenzó el mote que la acompañaría por siempre, y con el que ella ha tratado mantenerse apegada en todos los aspectos.

Leer más: El Estímulo 

  • Compartir:

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios

Por favor deja aquí tus comentarios: