Nilmary Boscan: No critique, no juzgue y no condene

martes, junio 13, 2017

No critique, no juzgue y no condene

Ciertamente a todos nos gusta cuando los actos de los demás satisfacen nuestras expectativas. Pero qué  sucede cuando el médico que siempre visitamos y ha acertado todos los diagnósticos y tratamientos en muchas oportunidades, en algún momento, no ha podido solucionar nuestro problema de salud, o cuando el abogado estrella que siempre nos resuelve los problemas,  se le dificultó la solución de algún caso que le hemos encomendado o cuando nuestro equipo de fútbol preferido pierde, por citar algunos ejemplos. ¿Cuál es nuestra reacción ante alguna de estas circunstancias cotidianas? Lo más probable es la crítica. A veces somos tan rígidos que un error, es más que suficiente, para decir “NO SIRVE”.

Las personas suelen ser veloces para juzgar pero no para corregirse a si mismas Es tan fácil ver los defectos en los demás pero tan difícil ver los propios. Cuando hacemos introspección de nuestros errores, faltas o caídas tenemos la gran oportunidad de mejorar y crecer. 

En primer lugar debemos comprender que la perfección no existe y así como se gana también se puede perder,  sin que esto signifique un fracaso. Las derrotas cuando las sabemos interpretar objetivamente nos dan el empuje necesario para volver a intentarlo pero con mas fuerza y conocimiento.

Juzgar o condenar al prójimo, por alguna falla nos coloca en un estado de egoísmo donde predomina lo que “yo” pienso de la situación antes de tener un conocimiento cierto de la realidad del otro, “ponerse en sus zapatos” y animar a buscar las soluciones pertinentes para salir adelante.

Todos podemos ser entes de cambios pero debemos aprender a no imponer nuestros criterios por encima de las situaciones adversas de los demás. Cada vida es un mundo diferente, Buscar comprender al prójimo nos permite acercarnos mas a una experiencia enriquecedora donde ambas partes puedan encontrar apoyo para superar todo evento negativo.

No hay que  hacer leña del árbol caído,  mas bien optemos por  levantarlo y replantarlo para que vuelva a florecer. En lugar de ser entes destructivos busquemos construir para influenciar de manera positiva en los demás y lograr cambios beneficiosos,  Juzgar y criticar generan negatividad y malestar,  pero  proponer soluciones o alternativas es lo mejor. 

Corregir los errores respetuosamente de forma  asertiva reconociendo los meritos de las personas es el equilibrio perfecto para lograr excelentes resultados. La comprensión debe ser el plato fuerte que debemos servir en la mesa de la vida todos los días. No critique,  no juzgue y no condene. 

Nilmary Boscan Maldonado
Abogada

  • Compartir:

TAMBIÉN PODRÍA GUSTARTE

0 comentarios

Por favor deja aquí tus comentarios: